DEFENSA DE LA LIBERTAD RELIGIOSA

Trabajaremos por un efectivo cumplimiento del mandato constitucional (Artículo 19) que consagra el derecho que tiene todo ciudadano a profesar libremente su religión y a difundirla en forma individual o colectiva. Por lo que contribuiremos a desarrollar efectivamente este mandato constitucional, mediante la elaboración y la observancia de leyes que garanticen la igualdad de las confesiones religiosas ante la normatividad general de nuestro país.

En este sentido velaremos por la plena aplicación de la Política Pública del sector religioso, contenida en la resolución 0889 del Ministerio del Interior, que garantiza el ejercicio de las prácticas religiosas y de culto, la diversidad de creencias, la equidad de las organizaciones del sector religioso frente a la ley, y la inmunidad de coacción que restringe al Estado de imponer a los ciudadanos acciones contrarias a sus creencias religiosas.

Así mismo, defendemos el derecho de todo ciudadano a expresar y difundir su pensamiento y su opinión, según lo consagra nuestra Constitución, y a informar y recibir información veraz e imparcial en los términos que establece la ley.

Estamos convencidos de que estos son derechos inherentes a la condición ciudadana y a la dignidad humana, por lo que, en consecuencia, son inalienables.