LUCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN

La corrupción es un mal que ha sacudido violentamente los cimientos de la institucionalidad colombiana. Según estudios realizados por reconocidos grupos de académicos hay un triángulo generador de la corrupción: PRESIÓN-OPORTUNIDAD-JUSTIFICACIÓN. En el que este último factor es el más notorio, pues el corrupto se justifica diciendo que “todo el mundo lo hace”. Según estos estudios, la corrupción le deja al país pérdidas equivalentes al 4 % del PIB, lo que equivale a unos 50 billones de pesos al año, cifra que se aproxima al Presupuesto de Inversión de la Nación.

Para frenar este mal, proponemos el establecimiento de un sistema normativo que:
a) a) Identifique los focos de corrupción a nivel nacional, departamental y local, tanto en los niveles ejecutivos, legislativos y judiciales, para combatirlos frontalmente y eliminarlos.
b) Gestionar proyectos con altos estándares de calidad, de acuerdo con los modelos internacionales, y con la aplicación de las normas técnicas que trazan los lineamientos sobre garantía de uso adecuado de recursos, calidad y cumplimiento en la ejecución de contratos hechos con presupuestos públicos.
c) Avanzar en la construcción de un modelo único de gestión y control a la inversión pública que haga posible el manejo adecuado y limpio de los dineros públicos.